Antigua Casa Presidencial

En 1880, Marco Aurelio Soto trasladó la Capital de la República – que entonces era Comayagua –  a la ciudad de Tegucigalpa, estableciendo así una sede del Poder Ejecutivo en la nueva ciudad capital. Como sede provisional del gobierno, se utilizó un edificio de madera y teja ubicada a un costado de la Plaza La Merced, en el lugar donde se encuentra actualmente el Palacio Legislativo. Para 1913, durante la primera administración de Francisco Bertrand se trasladó la sede de gobierno cerca del Parque Central, en el edificio histórico del Banco de Honduras (hoy inexistente).En 1880, Marco Aurelio Soto trasladó la Capital de la República – que entonces era Comayagua –  a la ciudad de Tegucigalpa, estableciendo así una sede del Poder Ejecutivo en la nueva ciudad capital. Como sede provisional del gobierno, se utilizó un edificio de madera y teja ubicada a un costado de la Plaza La Merced, en el lugar donde se encuentra actualmente el Palacio Legislativo. Para 1913, durante la primera administración de Francisco Bertrand se trasladó la sede de gobierno cerca del Parque Central, en el edificio histórico del Banco de Honduras (hoy inexistente).

En 1916, durante la segunda administración del presidente Bertrand (1916-1919) se comenzó a construir la Antigua Casa Presidencial, por la necesidad de contar con una sede oficial para el gobierno. La construcción estuvo a cargo del arquitecto de origen italiano Augusto Bressani.  En el mes de agosto del 2016 se conmemoró el primer centenario del inicio de construcción de este emblemático inmueble.

El primer presidente que habitó la Casa Presidencial fue el Gral. Rafael López Gutiérrez. Este bello edificio nunca fue inaugurado oficialmente a pesar de lo meritorio de la obra, esto se debió a la inestabilidad política entre 1920-1924.

El inmueble funcionó como sede de Casa Presidencial hasta el año 1992, cuando el entonces presidente, Rafael Leonardo Callejas, traslada su sede a un nuevo edificio en la Colonia Miraflores de Tegucigalpa.

La Antigua Casa Presidencial fue declarada como Bien Cultural mediante el Decreto 74-89 con fecha 13 de julio de 1989, Gaceta No. 25.882. Además, se decreta la declaración de Monumento Nacional al Casco Histórico del Distrito Central y zonas aledaña, mediante acuerdo No. 527 del 20 de diciembre de 1994, Gaceta No. 27.594, por lo que este inmueble es considerado como Monumento Nacional de Honduras.